notify@childrensermons.com

Arrepentimientos de Zaqueo

Post 191 of 525

Texto: Lucas 19:1-10

Objeto: Una pintura de Zaqueo en un árbol de sicómoro.

Resumen: Zaqueo arrepentido de tomar injustamente de los otros y los recompensó .Creyó en Jesús y fue salvado.

Hoy quiero contarles la historia de Zaqueo. Zaqueo era un cobrador de impuestos (tabernero) que vivía en Jericó. ¿Recuerdas Jericó, donde fueron derribadas las paredes? Era una cuidad pequeña sobre una ruta comercial y un día Jesús la estaba atravesando en su camino a Jerusalén. Zaqueo era rico, pero él se había vuelto rico por cobrarle más impuestos a la gente de lo que la ley permitía. Era deshonesto. La mayoría de la gente odiaba a los cobradores de impuestos porque trabajaban para el gobierno Romano.

Hay unas pocas historias en la Biblia que puedo relacionar con esto. Soy un individuo corto. Zaqueo era corto de estatura. Era tan petiso que necesitaba trepar un sicómoro sólo para poder ver sobre la multitud. Sabemos que los medios estaban allí pero el no podía ver a Jesús por la prensa. 🙂 Cuando Jesús pasó por el árbol, él miró hacia arriba y vio a Zaqueo. Lo que Jesús hizo después shockeó a todos. Le dijo que se apurara a bajar del árbol porque pasaría el día en su casa. Jesús era criticado por pasar tiempo con gente con mala reputación, pero él explicaba sus razones asociándolo con ellos. Porque hijo del Hombre viene a buscar y a salvar lo que fue perdido. Jesús se preocupa por todos, sin problema de cual es su situación. El quiere salvar a todos de sus pecados.

Zaqueo era un hombre que había cambiado verdaderamente después de conocer a Jesús. Él se arrepintió de todas la cosas malas que había hecho. Él entendió lo que dijo Jesús acerca de “darse vuelta” y seguir su camino. Él le prometió a Jesús que le devolvería a la gente el dinero de acuerdo a las leyes de Moisés. (Levítico 6:5). Jesús le dijo a Zaqueo que estaba perdonado. Este día es la salvación que viene a esta casa, por mucho que también es hijo de Abraham. Jesús le estaba diciendo a Zaqueo que su fe le había causado estar entre la gente de Dios. Cada uno que viene a Jesús con fe y que cree en él es salvada por su fe en él. Todos somos pecadores, no somos mejores que un cobrador de impuestos corrupto de Jericó. Y como Zaqueo, podemos desviar la mirada hacia Jesús y ser salvados.

©1998 por Jim Kerlin. Todos los derechos reservados.

Escritura tomada de la Biblia de Estudio NUEVA VERSION INTERNACIONAL®. El derecho de autor© 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional. Todos los derechos reservados mundialmente. Utilizado con el permiso de la Sociedad Bíblica Internacional.

This article was written by Jim

-->
Menu