notify@childrensermons.com

Él me tocó

Post 211 of 525

Texto: Marcos 1:40-45; Levítico 14:2-4; Salmo 103:3

Objeto: una figura de un doctor o un estetoscopio.

Resumen: Jesús cura a un leproso. Jesús tiene el poder de curar todas nuestras enfermedades.

Poco después del nacimiento de nuestra hija mi esposa necesitaba que le sacaran la vesícula. Nuestro pastor nos visitó en el hospital y nosotros oramos por ella. El Doctor ingresó a la sala de espera después de la operación y nos dijo que los cálculos biliares habían pasado al órgano siguiente, el conducto biliar, y necesitaría ser sacado el día siguiente. Recuerdo el Salmo 103:3 y que es El Señor El que sana todas tus dolencias. Otra vez, les pido que recen con nuestro pastor, y que oremos por su curación completa. Yo sabía que Jesús podía curar todo. Yo solamente necesitaba rezar con fe.

Al día siguiente el doctor vino a la sala de espera después de unas horas en la sala de operaciones. Su cara estaba pálida y él parecía desconcertado. Él explico que había hecho algunos rayos-x (fotos de lo que está dentro de tu cuerpo) mostrando los cálculos del día anterior en el conducto biliar ¡Él no podía realizar la operación porque ahora las radiografías mostraban que los cálculos biliares se habían ido totalmente! Jesús había hecho la operación. Le dije al doctor que yo aún creía en milagros. ¡Jesús es el Gran Médico que curó a mi esposa!
Regresando a aquel milagro, creo que Dios no lo hizo solo para fortalecer mi fe, sino que también para darle un testigo al doctor. Hoy quiero contarte acerca de una persona que tenía una enfermedad terrible llamada lepra que Jesús curó.

(Lea en voz alta Marcos 1:40-45)

La lepra es una enfermedad que causa manchas redondas rojas dolorosas en la piel de una persona y puede causar ceguera y rotura del hueso de la nariz. Hace a la persona verse horrible. No es muy contagiosa, pero podría expandirse después de un contacto cercano de un largo tiempo. Dios bendijo a su gente con avanzado cuidado medico muchos años atrás. Dios le dijo a Moisés como curar a los leprosos. Él los hizo vivir alejados de la cuidad en un área separada. Es llamada un área en cuarentena.

El leproso tenía fe en que Jesús podría curarlo y le rogó a Jesús que lo hiciera. Llenaron a Jesús de grandes cuidados y preocupación. No sabemos específicamente, pero estoy suponiendo que Jesús siguió su camino por la colonia leprosa a visitar al enfermo. Los cristianos todavía vamos hacia a aquellos con SIDA y otras enfermedades para cuidar de ellos como Jesús lo hizo. Luego Jesús hizo algo que nadie estaba dispuesto a hacer. Él tocó al leproso con su mano. Otra gente ni siquiera se acercaría, mucho menos tocarlo. Ellos tenían miedo de contagiarse la lepra.

¿Pueden imaginar que maravilloso debe haber sido para el pobre leproso sentirse tocado por otra persona? Jesús dijo, Quiero, sé limpio. Instantáneamente la lepra dejó al hombre. ¡Él fue completamente curado por las palabras de Jesús! Jesús no tenía que tocarlo, pero lo hizo de todos modos porque sabía cuanto significaría para el leproso. Lugo Jesús ordenó al leproso que se mostrara ante un sacerdote para mantener la ley de limpieza de un leproso. (Levítico 14:2-4) Jesús vino a cumplir la ley, no a eliminarla. Esto no solo fortaleció la fe del leproso, sino también fue un testigo para el sacerdote. Los sacerdotes eran doctores de la ley. Este sería un testimonio para ellos. El hombre estaba tan contento por ser curado que rápidamente difundió la noticia a todos. Él estaba contento de decirles a los otros cuanto había hecho Jesús por él.

Siempre que nos enfermemos, recordemos que Jesús puede curar cualquier cosa. Ruega por curarte. Recuerda agradecer a Jesús por curarte. Así como el leproso estaba contento por ser curado, deberíamos estar contentos de decirles a los otros las grandes cosas que Dios ha hecho por nosotros.

©1999 por Jim Kerlin. Todos los derechos reservados.

Escritura tomada de la Biblia de Estudio NUEVA VERSION INTERNACIONAL®. El derecho de autor© 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional. Todos los derechos reservados mundialmente. Utilizado con el permiso de la Sociedad Bíblica Internacional.

This article was written by Jim

-->
Menu