notify@childrensermons.com

El vecino Samaritano

Post 240 of 525

Cita: “Tuve un sueño que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo: llevamos a cabo estas verdades para ser evidentes en sí, que todos los hombres somos creados igual.”… Tuve un sueño que mi pequeño hijo de cuatro años un día vivirá en una nación donde no juzgarán por el color de su piel pero si por el contenido de su carácter.” – Rev. Martín Luther King Jr., por los derechos civiles marcha en Washington, Agosto 28, 1963.

Texto: Lucas 10:25-37; Actos 10:28,34-35

Objeto: Fotos de gente de diferentes razas sacadas de revistas u otras fuentes, o una lámina de Martín Luther King Jr.

Resumen: La historia del Buen Samaritano nos enseña a tratar a toda la gente como nuestros vecinos.

African girlMiren estas fotos que he traído hoy. Cada pequeña niña es de una raza diferente. Ellas son asiáticas y africanas. La lección de hoy nos enseña a tratar a toda la gente como nuestros vecinos. Has oído a alguien decir “Es un buen samaritano,” y se referían que realmente cuidó a toda gente. Ese dicho viene de una historia que Jesús contó un día.

Un maestro de las leyes de Dios le hizo a Jesús una pregunta tramposa: ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna? Jesús le respondió preguntándole que pensaba de lo que la Biblia enseñaba. El maestro dijo que deberíamos amar a Dios y amar a nuestro vecino. (Ver Deut. 6:5 y Lev. 19:18) Jesús dijo que tenía razón. Pero el maestro, que quería probar que era una buena persona y le preguntó ¿Quién es mi vecino?

(Lea en voz alta Lucas 10:30-37) Los sacerdotes y Levitas eran líderes religiosos. Ellos conducían a la gente a la adoración y enseñaban las leyes de Dios a la gente. Que mal ejemplo dieron los líderes religiosos en esta historia porque pensaban que eran demasiados buenos para involucrarse con el hombre que fue golpeado y robado. Eran tan estrictos acerca de obedecer la ley que se olvidaban que el verdadero corazón de la ley era tener piedad. Pensaron que los haría “sucios” por tocar las heridas así que guardaban distancia e ignoraban a este pobre hombre necesitado.

Indian girlJesús debe haberse sorprendido al escuchar esta historia cuando el Samaritano era el héroe. Los israelíes odiaban a los samaritanos. Los samaritanos eran gente de una raza diferente (de israelíes casados con Cananitas). Los israelíes despreciaban a los samaritanos. Los desdeñaron e incluso no les hablarían en la calle. (Actos 10:28) Si aprendemos a odiar a la gente porque son diferentes a nosotros, luego pensamos que somos mejores que otros por nuestra raza. Esto se llama racismo. Jesús nos enseñó que esto está mal. Debe haber puesto locos a los maestros al escuchar que Jesús hace de una persona que ellos odiaban a un “buen chico” en esta historia.

El samaritano no pensaba que era mejor que otros. No pensaba que era demasiado bueno para ayudar. Mostró piedad al extraño golpeado y lo trató como un vecino. Así es como Jesús dio vuelta los caminos del mundo. Nos enseñó a amar a nuestros enemigos, a amar a toda la gente, y a no solo amar a aquellos que lucen y actúan como nosotros.

Unos pocos años más tarde el discípulo Pedro finalmente entendió lo que Jesús estaba tratando de enseñar (Lea en voz alta Actos 10:34-35] Cuando Pedro dijo Para Dios no hay favoritismos lo que significa que Dios no trata a una persona mejor que a otra. Nuestra raza no le importa a Dios. Deberíamos estar dispuestos no solo a ayudar a la gente necesitada, sino también a aprender a amar a toda la gente como lo hace Dios.

©2000 por Jim Kerlin. Todos los derechos reservados.

Escritura tomada de la Biblia de Estudio NUEVA VERSION INTERNACIONAL®. El derecho de autor© 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional. Todos los derechos reservados mundialmente. Utilizado con el permiso de la Sociedad Bíblica Internacional.

This article was written by Jim

-->
Menu