notify@childrensermons.com

Resurrección de la Hija de Jairo

Post 213 of 490

Texto: Marcos 5:35-43

Para mostrar: Un manto de oración o un afiche de un rabino judío usando un manto de oración.

Resumen: Jesús tiene el poder de levantarnos de la muerte.

¡Miren lo que traje hoy! Este un manto de oración similar al que usaba Jesús. Todos los hombres judíos tienen un manto de oración. Se llama el “taliz”. Se usaba para demostrar su dedicación a Dios y su Palabra. Se le da mucha importancia a la vida de oración de la persona. Este manto se usaba al hacer las oraciones de la mañana. Las borlas en las cuatro esquinas fueron entretejidas y amarradas de forma tal que le recordaba a los hombres el obedecer todas y cada una de las 613 mandamientos de Dios escritos en el Torá (los primeros cinco libros de la Biblia) y que el mandamiento más importante era “Jehová uno es”. (Deut. 6:4)

Un día Jesús estaba caminando y muchas personas lo estaban siguiendo. Debido a que él había sanado a muchas personas, multitudes trataban de acercarse a él para tocarlo y ser sanados de su enfermedad. Una mujer que había estaba sangrando por mucho tiempo, tocó la borla del manto y fue sanada por la fe que tenía. Entonces el jefe de la sinagoga (el sitio de adoración) vino a Jesús esperando que él pudiera sanar a su hija, la cual estaba muriendo. En el mismo momento en que él se acercaba a Jesús, algunas personas de su casa venían con malas noticias. Su hija había muerto ya y no había razón para molestar a Jesús.

La Biblia dice que tan pronto Jesús escuchó lo que le decían a Jairo le dijo: “No tengas miedo; cree nada más”. Jesús escogió a Pedro, Santiago y a Juan para que le acompañaran a ir a casa de Jairo. Al llegar a la casa se encontraron con gente llorando y gritando porque la niñita de doce años había muerto. Jesús les preguntó que porqué estaban llorando si la niña no estaba muerta sino dormida. La gente comenzó a reírse de Jesús porque sabían que la niña estaba muerta. Así que Jesús llevó a los padres al cuarto donde estaba la niña con Pedro, Santiago y Juan. Era una costumbre de la época el poner las manos sobre los enfermos para sanarlos. La persona que extendía las manos ponía su manto de oración sobre la persona que iba a ser sanada. Jesús probablemente hizo eso. Él tomó a la niña por la mano y dijo
“Talita cum”. Él le pidió a la niña que se levantara.

¿Saben qué pasó después? ¡La niña se levantó, resucitó! Jesús la había traído de la muerte. Porque Jesús es Dios, él puede hacer cualquier cosa. Como pueden imaginar, la familia de Jairo estaba sorprendida con lo ocurrido? Jesús les dijo que no le dijeran a nadie lo que había pasado y que le dieran algo de comer a la niña. Jesús nos da esperanza de vida eterna, porque él resucitó de entre los muertos para vivir por siempre. Un día él levantará a todos los que crean en él para que vivan con él. Tenemos una gran esperanza y un gran Dios.

©1997 por Jim Kerlin. Todos los derechos reservados. Las traducciones en español por Zulma M. Corchado de Gavaldá.

Escritura tomada de la Biblia de Estudio NUEVA VERSION INTERNACIONAL®. El derecho de autor© 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional. Todos los derechos reservados mundialmente. Utilizado con el permiso de la Sociedad Bíblica Internacional.

This article was written by Jim

-->
Menu