notify@childrensermons.com

El Premio

Post 251 of 525

“…sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús” (Filipenses 3:14 – NVI).

Texto: Filipenses 3:8-15, 20-21.

Para mostrar: Una bolsa con la etiqueta “PREMIO” para cada niño (el contenido se indica abajo).

Resumen: La meta no es llegar al cielo sino parecernos más a Jesús cada día.

¿Les gusta participar en concursos? Muchos concursos tienen sólo un ganador, o tal vez un segundo y tercer lugar. Hoy deseo hablarles acerca de un concurso en el cual todos los jugadores pueden ser ganadores. Vean estas bolsas de premios. Deseo que cada uno de ustedes tenga una, pero tienen que estar dispuestos a participar. ¿Quién desea participar? (Espere a que estén de acuerdo para jugar).

Bien, así es que jugaremos. La meta del concurso es parecernos más a Jesús cada día. Para que puedas participar debes aceptar a Jesús como tu Salvador. Sé lo que estás pensando. ¡Deseas saber lo que hay en las bolsas de premio! Veamos. (Seelccione una de las bolsas y repase el contenido siguiente: cinco etiquetas con una frase y el verso bíblico relacionado, y algunos dulces. Usted puede leer el versículo si el tiempo se lo permite o dejarlo para el tiempo de estudio).

1. Cuidadano del cielo (Filipenses 3:20)
2. Fecha de su nuevo nacimiento: ______________ (Juan 3:7)
3. Certificado de la Vida Eterna (Juan 5:24)
4. Boleto de la resurrección de vida (Juan 5:29)
5. PRIMER PREMIO: Parecerme a Jesús (Filipenses 3:10)

¡Qué tremendo! ¡Esta bolsa también contiene dulces! (Muestre alegría). ¡El tener a Jesús como mi Señor y Salvador es más dulce que todos los dulces del mundo! El juego que hemos estado jugando se llama La Vida. Todos podemos participar. Pablo dijo en Filipenses 3:14: “…sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús” (Filipenses 3:14 – NVI).

La meta no es llegar a un lugar llamado cielo. Dios ya ha prometido eso a los que tienen fe en Jesús (Juan 14:2). La meta es tomar el tiempo que vivamos en la tierra para llegar a ser más y más como Jesús. Eso lo logramos dejando que Dios nos cambia de adentro hacia afuera: primero en nuestros corazones y luego en la manera en que vivimos y nos comportamos. La vida eterna comienza al momento en que nacemos de nuevo, (esto es, nacemos espiritualmente por nuestra fe en Jesús). Esperamos el día de la resurrección en el cual se nos dará un nuevo cuerpo celestial. Mientras tanto, viviremos tratando de ser más parecidos a Jesús. El vivir se relaciona totalmente con Jesús: es el aprender a amarle y servirle cada día y parecernos más a él.

Oremos: Querido Señor Jesús, ayúdame a ser más parecido a ti cada día. Amén.

©2003 por Jim Kerlin. Todos los derechos reservados. Las traducciones en español por Zulma M. Corchado de Gavaldá.

Escritura tomada de la Biblia de Estudio NUEVA VERSION INTERNACIONAL®. El derecho de autor© 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional. Todos los derechos reservados mundialmente. Utilizado con el permiso de la Sociedad Bíblica Internacional.

This article was written by Jim

-->
Menu