notify@childrensermons.com

Vivo por la fe

Post 280 of 525

…pues la ley fue dada por medio de Moisés, mientras que la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo. – Juan 1:17 (NVI)

Texto: Gálatas 2:15-21; Lucas 7:50; Habacuc 2:4

Para mostrar: una tarjeta escolar de notas o un examen de “A”.

Resumen: Debemos vivir por fe en el Señor Jesús.. No debemos depender de nuestras buenas obras para ganar el favor de Dios.

Miren lo que estoy aguantando. Es una tarjeta escolar (enséñela). Sí, créanlo o no, yo también tuve vuestra edad y fui a la escuela. Traté de estudiar fuertemente y tener buenas notar. Mis padres siempre me animaban para que hiciera lo mejor que pudiera, pero nunca me juzgaron por las notas que tuviera. Era más importante el tener buen hábito de estudio que buenas notas en un examen. De saber como estudiar, entonces podría aprender mucho más. Mis padres me amaban sin importar las notas que sacara. No tenía que depender de mis notas para tener su aprobación o amor. El versículo bíblico de hoy es acerca de cómo vivir por fe y no depender de las buenas obras para ganar el favor de Dios.

(Lea en voz alta Gálatas 2:16).

Este versículo le enseña a los cristianos a vivir por fe en el Señor Jesús. Eso significa que confiar en Jesús nos hará aceptables a Dios. No podemos seguir a perfección todas las leyes y reglas en la Biblia y lograr el cielo por nuestros esfuerzos. Tenemos que confiar en lo que Dios ha hecho por nosotros. Jesús murió por nosotros en la cruz y resucitó. Nuestras buenas obras son respuesta a lo que Dios en su misericordia y gracia ha hecho por nosostros. No son las buenas obras lo que mueve a Dios a aceptarnos. Dios nos ama desde antes de nosotros amarlo. El Apóstol Pablo hizo eco las palabras del profeta Habacuc: “…el justo vivirá por su fe” (Habacuc 2:4).

Jesús siempre está pendiente de nuestra fe en Dios. En una de las historia bíblicas, una mujer que había hecho cosas malas vio a Jesús y besó sus pies. Lloró y con sus lágrimas lavó sus pies y los secó con su pelo Ella estaba arrepentida de lo que había hecho. Ella confiaba que Jesús la perdonaría. Los líderes religiosos no deseaban ayudarla, se habían dado por vencidos con ella. Pero Jesús no se dio por vencido. Él le perdonó sus pecados. –“Tu fe te ha salvado” le dijo Jesús a la mujer–; “vete en paz”. (Lucas 7:50 El Señor Jesús nunca se dará por vencido con nosotros. Él también mirará la fe que tengamos en él.

Oremos: Amado Señor Jesús, ayúdanos a vivir por nuestra fe en tí diariamente. Amén.

©2004 por Jim Kerlin. Todos los derechos reservados. Las traducciones en español por Zulma M. Corchado de Gavaldá.

Escritura tomada de la Biblia de Estudio NUEVA VERSION INTERNACIONAL®. El derecho de autor © 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional. Todos los derechos reservados mundialmente. Utilizado con el permiso de la Sociedad Bíblica Internacional.

This article was written by Jim

-->
Menu