notify@childrensermons.com

Viaje a la fe

Post 291 of 525

Por la fe Abraham, cuando fue llamado para ir a un lugar que más tarde recibiría como herencia, obedeció y salió sin saber a dónde – Hebreos 11:8

Texto: Génesis 12:1-4, 7, 15:6, 17:5; Gálatas 3:14; Juan 8:56

Objeto: Una señal de “Venta ambulante” o una lámina de Noche estrellada por Vincent van Gogh

Resumen: La historia del viaje a la fe de Abraham’. Su bendición fue observada en Jesucristo.

La señal dice,”Venta ambulante.” Si te vas a mudar podrías vender algo de tus pertenencias para reducir la cantidad de artículos que tienes que empacar para el viaje. Lleva un montón de esfuerzo mudarse lejos. ¿Cuantos de ustedes estarían dispuestos a empacar todas sus cosas para mudarse si no supieras donde estás llendo? [Que levanten la mano] Eso es exactamente lo que Abram hizo cuando Dios prometió bendecirlo. Hoy quiero contarte como Abram hizo un viaje y se hizo conocido como Abraham, el padre de muchas naciones. (Génesis 17:5)

(Lea en voz alta Génesis 12:1-4)

Cuando Abram tenía 75 años Dios lo llamó. Era tiempo de mudarse (otra vez)*. Abram obedeció a Dios y viajó a Canaan. Cuando llegó en Shechem el Señor se le apareció a Abram y dijo, Yo le daré esta tierra a tu descendencia. (Génesis 12:7) Se volvió claro para Abram que Dios planeó para él tener un niño y que recibiera su área particular de tierra como una recompensa. Al principio Abram mostró gran fe al dejar su hogar sin saber donde lo conduciría Dios, pero no era una persona perfecta. Tomó ocasionalmente problemas a sus propias manos en vez de confiar en Dios.

No hacía tanto que había arribado que una hambruna se presentó en Canaan. Una hambruna es cuando tú quieres comida pero no hay. Abram continuó con su viaje al sur de Egipto así no se moriría de hambre. Estaba asustado que los egipcios lo mataran por tomar a su esposa porque era muy bonita. Así que le pidió que dijera que era su hermana pero esto la puso en peligro. Fue cobarde de su parte usarla de esta forma para protegerse. Sin embargo Dios era fiel a Abram y mantuvo su promesa.

Abram regresó a Canaan después de que la hambruna había pasado. En este tiempo que pasó todavía no había tenido a su hijo porque Sarai no podía tener un bebé. Abram decidió hacerse de un futuro en vez de esperar la promesa de Dios. Sarai convenció a Abram que tomara a su criada egipcia Hagar como segunda esposa, y ella dio a luz a Ismael. Dios continuó ayudando a Abram a crecer en fe a través de los años. Un día Dios le recordó a Abram que iba a mantener su promesa y Abram finalmente creyó. Abram creyó al Señor, y el Señor lo reconoció a él como justo. (Génesis 15:6)

Antes que su hijo naciera del vientre de Sarai milagrosamente, Dios cambió su nombre a Sarah (que significa “princesa”) y cambió también el de Abram a Abraham (que significa “padre de un montón de gente”). Era aparente que Dios tenía grandes planes para Abraham. Aunque Abraham se le rió a Dios cuando le prometió un hijo de Sarah, Dios era fiel. Cuando Sarah tenía 90 y Abraham 100 años, su hijo Isaac (que significa “risa”) había nacido.

Unos años más tarde Dios probó la fe de Abraham. Le dijo que ofreciera a Isaac como un sacrificio. Abraham amaba a su hijo con todo su corazón pero por su tiempo en su camino con Dios, Abraham estaba dispuesto a obedecer a Dios y confiar en él para el futuro, creyendo en la promesa de Dios. Dios salvó a Isaac porque Abraham mostró que amaba a Dios incluso más que a su adorado hijo. El viaje de Abraham en fe estaba ahora completo.

Esta historia nos enseña que Dios esta dispuesto a trabajar con gente menos perfecta (pecadores) que vienen a él en fe. Dios es siempre fiel para mantener sus promesas. Debemos aprender a ser pacientes y esperar a Dios. Fueron cerca de 800 años antes que los descendientes de Abraham tuvieran la Tierra Prometida y muchos años más antes que se convirtiera en la gran nación de Israel. Pero la bendición más grande que tenemos de Abraham es que eventualmente uno de sus descendientes fue Jesucristo, quien trajo la ofrenda de salvación a toda la gente (ver Gálatas 3:14). Como pasó con Abraham, nuestro viaje a la fe con conduce a Jesús, quien dijo Abraham, el padre de ustedes, se regocijó al pensar que vería mi día; y lo vio y se alegró. (Juan 8:56)

*Su padre Terah dejó a Ur en la Mesopotamia (lo que hoy es Irak) y se dirigió hacia Canaan con la familia entera cuando Abram tenía 70 años. Siguió a lo largo del Río Euphrates, pero se asentó a mitad de camino alrededor del desierto de Arabia en Haran. Murió allí a la edad de 205 años.

©2001 por Jim Kerlin. Todos los derechos reservados.

Escritura tomada de la Biblia de Estudio NUEVA VERSION INTERNACIONAL®. El derecho de autor© 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional. Todos los derechos reservados mundialmente. Utilizado con el permiso de la Sociedad Bíblica Internacional.

This article was written by Jim

-->
Menu