notify@childrensermons.com

Paredes de Jericó

Post 294 of 525

Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días. Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en – Hebreos 11:30,31

Texto: Josué 6; Hebreos 11:30,31

crystal glassObjeto: un vaso de cristal con agua a medio llenar.

Resumen: Josué obedeció a Jesús en Jericó para comenzar la conquista israelí de Cannan. Dios le dio un plan de batalla y los israelíes actuaron con fe. Arqueólogos confirmaron la exactitud histórica de la Biblia en las ruinas de la antigua Jericó.

Hoy quiero contarles acerca de la batalla de Jericó. Despues de 40 años de vagar en el yermo, Josué y la gente de Israel habían cruzado las quietas aguas del Río Jordán (otro milagro y estaban listos para comenzar la conquista de la tierra de Canaan). Josué era un líder militar con experiencia, pero nada en todo su entrenamiento militar podía haberlo preparado para el plan de Dios para tomar Jericó. Él tendría que actuar con fe y confiar en Dios para la victoria.

Jericó es considerada la cuidad más antigua inhabitada conocida en el mundo. Alrededor del 1400 D.C. Josué sitúa a la cuidad de la fortaleza. Los ejércitos de Israel la rodearon de tal forma que nadie podía entrar o dejarla. Nuestro Señor Jesús es nombrado con el mismo nombre que Josué, Yeshua en Hebreo, el cual significa “Jehová es el Salvador.” Antes que la batalla comenzara, el capitán del anfitrión de Israel (Josué) tenía un encuentro con el capitán del Señor de los anfitriones (Jesús). Josué lo adoraba y escuchaba cuidadosamente el plan de batalla. Él hablaba como si la ciudad de Jericó ya fuese ganada. Ésta seguridad fortalecía la fe de Josué. Dios le había contado el futuro antes de que incluso sucediera.

Este fue el plan: Por seis días el ejercito circundaría la cuidad mientras los sacerdotes soplarán los cuernos del espolón. Los sacerdotes con las trompetas iban primero, luego los sacerdotes llevando el Arca del Pacto y por último el ejército. El único sonido sería el del espolón; nadie podía hablar una palabra. Luego al séptimo día, circundarían la ciudad siete veces de la misma manera, y después cuando Josué daba la señal, darían un gran grito. Luego las paredes se caerían planas y correrían a la ciudad y quemarían todo y a cada uno allí.

Josué tuvo una gran prueba de fe ¿Intentaría su brillante plan militar, o confiaría completamente en Dios y obedeciendo en fe? Él tenía un informe de inteligencia de los espías, y podría haber dibujado algún plan de ataque. Si piensas que Josué llevaba un largo tiempo creyendo en Dios, no sabemos nada de ello. Dejame intentar algo contigo. ¿Ves la copa de cristal? Este es mi plan: Voy a hacer a esta copa cantar. Si, cantar! ¿Tienes fe que puedo hacerlo? [Espero repuestas] Mira ahora mientras yo hago esta copa cantar. [Llena la copa de agua hasta la mitad. Sumerja su dedo índice en el agua y frote suavemente en círculo alrededor del borde interno de la copa hasta que la vibración produce un sonido de tarareo. Cuando el tarareo se vuelve más ruidosamente, “está cantando. ¿Lo escuchas?] Nunca subestimes el poder de la fe.

Justo cuando froté mi dedo alrededor de este cristal, el ejército de Israel marchaba alrededor de Jericó como Dios ordenó mientras que los sacerdotes soplaban los cuernos. Debería haber estado cansado de cubrir el mismo suelo una y otra vez cada día, pero obedecieron exactamente a Dios. Como cristianos, podemos estar cansados de tratar siempre con el mismo problema una y otra vez, pero podemos confiar en Dios para ayudarnos. Finalmente al séptimo día después de la séptima vez alrededor de la ciudad, Josué dio la orden y todos gritaron tan fuerte como pudieron. Intentemos ahora, todos griten. [Tápate los oídos] Luego el gran milagro de fe sucedió; las paredes de la cuidad se cayeron, lisas sobre el piso, haciendo una rampa para la invasión del ejercito israelí. Corrieron derecho y quemaron todo. La única familia que sobrevivió dentro de Jericó fue la de Rahab. Ella había ayudado a los espías y fue después parte de la fila de ancestros de Jesús (Mateo 1:5) porque ella había tenido fe en Dios para salvarla.

Arqueólogos (gente que excava antiguos lugares) han encontrado éstas antiguas paredes de ladrillo, y restos quemados de la ciudad. Podemos confiar en lo que dice la Biblia. La Biblia es el registro exacto de la historia. Nada fue retirado de la ciudad. Josué puso una maldición sobre Jericó y nadie volvió a reconstruirla en el mismo sitio otra vez. Dios fue determinado al destruir a la adoración y prácticas al ídolo de Canaan. Comenzó la conquista de Canaan con la milagrosa victoria de Jericó, donde se derrumbaron las paredes.

©1998 por Jim Kerlin. Todos los derechos reservados.

Escritura tomada de la Biblia de Estudio NUEVA VERSION INTERNACIONAL®. El derecho de autor© 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional. Todos los derechos reservados mundialmente. Utilizado con el permiso de la Sociedad Bíblica Internacional.

This article was written by Jim

-->
Menu