notify@childrensermons.com

La Cruz

Post 322 of 525

Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. – Hebreos 12:2

Texto: Mateo 27:26-45; 1 Corintios 1:18

Objeto: una lámina de la cruz o corona de espinas.

Resumen: El Señor Jesús sufrió en la cruz. Murió en nuestro lugar para librarnos de nuestros pecados.

La cruz es el símbolo de la fe cristiana. Cualquiera que ve una cruz sabe que se para por el sufrimiento que atravesó Jesús de Nazaret. Leamos parte de la historia de lo que sucedió.

(Lea en voz alta Mateo 27:26-45.)

Los soldados romanos azotados seriamente, golpeados y burlándose de Jesús antes de ponerlo a la muerte. Lo condenaron a la cruz y lo dejaron morir. Le ofrecieron drogas (vino mezclado con bilis) para matar el dolor pero se negó. Incluso desde la cruz dijo “no” a las drogas. Sacaron sus ropas y apostaron ver quién se las quedaría. (Salmo 22:18). Fue crucificado con dos ladrones. Los transeúntes y los líderes religiosos dijeron un montón de cosas malas de Jesús mientras fue colgado en la Cruz. Trataban de hacer dudar a los otros que las cosas que había dicho Jesús no eran verdaderas.

¿Sabían que Dios nos ama tanto que permitió que Jesús muriera por nosotros? Fue una cosa terrible lo que sucedió en Gólgota, pero Dios lo hizo por nuestro bien. Alguna gente cree que no importa y que es tonto. El mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden; en cambio, para los que se salvan, es decir, para nosotros, este mensaje es el poder de Dios. – 1 Corintios 1:18

Nuestro Señor nos quita nuestros pecados aquel día Adquirió los pecados del mundo entero, de todos los que han o creerán siempre en él por fe. Una oscuridad sobrenatural cubrió la tierra entera por tres horas al mediodía justo antes que Jesús diera su espíritu. Los poderes de la oscuridad debió haberles hecho pensar que habían ganado. Pero el amanecer vino el primer día de la semana, la tumba estaba vacía y Jesús había resucitado del sepulcro. Y el mundo no ha de ser nunca más el mismo.

Oremos: Querido Señor Jesús, gracias por quitarnos mis pecados en la cruz. Ayudame a seguirte cada día. Amén.

©2002 por Jim Kerlin. Todos los derechos reservados.

Escritura tomada de la Biblia de Estudio NUEVA VERSION INTERNACIONAL®. El derecho de autor© 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional. Todos los derechos reservados mundialmente. Utilizado con el permiso de la Sociedad Bíblica Internacional.

This article was written by Jim

-->
Menu