notify@childrensermons.com

Carroza de Fuego

Post 331 of 525

Texto: 2 Reyes 2:7-12

Objeto: Un póster de Elías y Eliseo o el bastón de un corredor.

Resumen: La historia de Elías pasando su capa a Eliseo. Antes que Dios se llevara a Elías al cielo en una carroza de fuego, el preparó su sustituto para que confinara el trabajo del Señor.

¿Alguna vez miraste los juegos olímpicos por televisión? Cuando los corredores están una carrera por turnos, cada corredor recorre todo el camino alrededor de la pista y luego entrega una barra (o bastón) al siguiente corredor. Luego lo toma en la siguiente parte de la carrera y lo entrega vez. La vida en el Reino De Dios es como una carrera por turnos. Nosotros somos responsables de nuestra parte en la carrera, y luego entregamos, o pasamos nuestra fe, a las generaciones de niños que nos siguen.

Quiero contarte una historia acerca de lo que hizo un día el gran profeta Elías con un hombre que él había entrenado para seguir sus pasos: Eliseo. Ellos no estaban corriendo en una carrera. Los profetas en aquellos días usaban algo llamado capa. Era como un piloto o sobretodo. Era un símbolo de su autoridad de Dios como profeta.

Ahora Elías había realizado grandes milagros en su día. El predijo una sequía y vivió con ella. Derrocó a falsos profetas de Baal cuando Dios le envió fuego del cielo y consumó agua-mojado. Él entrenó y alentó a Eliseo para que tuviera éxito como él, o para que tomara el control cuando fuera viejo. Elías sabía que la hora había llegado para pasarle el mando a Eliseo. Lo que Eliseo no sabía era que Dios le estaba enviando un taxi celestial para llevar a Elías antes que muriera.

Elías quería hacerlo solo, pero Eliseo rogó que lo dejara continuar. Eliseo amaba a Elías y quería estar con él sin importar que sucediera. Elías envolvió su capa y tocó las aguas del Río Jordán y se dividieron. Y luego caminaron sobre el piso seco. Cincuenta hijos de los profetas estaban parados lejos y vieron lo que pasaba.

(Lea 2 Reyes 2:9] Eliseo pidió por una bendición especial. El quería ser dos veces el hombre de Dios que Elías había sido. Elías le dijo que si el veía a Dios llevándoselo luego le concedería su deseo.

(Lea 2 Reyes 2:11-12]

Eliseo estaba atónito a lo que vería suceder luego. Él veía caballos de fuego y una carroza de fuego bajar del cielo en un torbellino. Pasó entre ellos y llevó a Elías al cielo. Wow! ¿Puedes imaginar el ver el viento moviéndose rápidamente alrededor y un caballo y una carroza divinos que eran tan brillantes que chispeaban como el fuego? No quemó a Elías. Vino, lo subió y Elías arrojó su capa mientras se sacudía en el aire. Eliseo la levantó, y se convirtió en un gran profeta de Israel. No vimos a Elías de nuevo hasta que apareció con Moisés al lado de Jesús transfigurado en toda su gloria. (Marcos 9:4)

Eliseo siguió realizando muchos milagros poderosos también. El usó su capa para cruzar de nuevo el Río Jordán sobre tierra seca. Él salvó a una pobre viuda multiplicando el aceite en su tarro. ¡Él resucitó a un niño de la muerte! Él salvó a una escuela de profetas de la muerte durante una hambruna cuando comieron vegetales venenosos. Él curó al capitán Sirio Naaman de la lepra. Esto dio a Eliseo una buena influencia con el rey Sirio que luego ayudó a Israel. (Lucas 4:27)

Los adultos de hoy tienen un deber de Dios para entrenar, los niños, para crecer con una fuerte fe en Jesús. Podemos aprender de ésta historia a instruir a un niño en el camino que debería ir (Proverbios 22:6) así podemos ver a muchos de ustedes venir a una fe salvadora en el Señor Jesucristo.

©1998 por Jim Kerlin. Todos los derechos reservados.

Escritura tomada de la Biblia de Estudio NUEVA VERSION INTERNACIONAL®. El derecho de autor© 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional. Todos los derechos reservados mundialmente. Utilizado con el permiso de la Sociedad Bíblica Internacional.

This article was written by Jim

-->
Menu