notify@childrensermons.com

Arrojando la red

Post 332 of 525

Texto: Lucas 5:4-6; Juan 21:3-7a

Objeto: Un póster de sus discípulos arrojando la red mientras pescaban.

Resumen: Jesús nos enseña como convertirse en pescador de hombres

Cuando Jesús primero empezó a llamar a los discípulos, encontró hombres pobres que estaban trabajando duro y muchos de ellos eran pescadores. Desde que Jesús conoce los corazones de todos, el sabía que los pescadores tienen algunas cualidades que harían muy bien el trabajo de contarle a los otros las noticias de Jesús. Por una cosa, los pescadores son pacientes. También trabajan duro. Algunas veces pueden irse por largo tiempo sin sacar nada…Saben como usar el cebo justo o una fuerte red.

(Lea Lucas 5:4-6] Cuando Jesús primero conoció a Simón (Pedro), él había estado toda la noche pescando, pero sin sacar nada. Jesús le pidió permiso para caminar sobre la barca de Simón y arrojar unas pequeñas maneras desde la orilla, donde el podía enseñarle la palabra de Dios a los que lo estaban siguiendo. Después que terminó de enseñar, le dijo a Pedro que fuera a pescar de nuevo. Puedo oír la exasperación en la voz de Pedro mientras le decía a Jesús que no habían tenido ninguna suerte la última noche. Jesús tenía una sorpresa para Pedro. Él estaba probando su fe. Él quería demostrarle a Pedro que todas las cosas son posibles con Dios.

Simón estuvo de acuerdo en dejar a Jesús dar la palabra para echar la red. Cuando Jesús dio la palabra, sacaron tantos peces que la red no pudo sostenerlos y se rompió. Simón inmediatamente se dio cuenta que el milagro era trabajo de Dios y Jesús confesó ser el Señor. No se sentía digno de estar en su presencia. Se cayó en las rodillas de Jesús, diciendo, aléjate de mi; porque soy un hombre pecador, O Señor. Todos los hombres estaban asombrados. Jesús les dijo, No teman; en adelante pescarán hombres. Él los iba a ser sus discípulos. Les enseñaría como ganar otros al Señor Dios.

Como Hijo de Dios, somos llamados a ser pescadores de hombres. Dios quiere que les contemos a los otros sobre Jesús. Dios quiere que todos tengamos una relación personal con Él, a través de una confesión de Jesús como Señor y Salvador. Dios utiliza a hombres y mujeres, niños y niñas para divulgar buenas noticias. Miremos una historia similar que le sucedió a Pedro después de que Jesús resucitó del sepulcro. (Lea Juan 21:3-6]

Otra vez, Pedro había pescado toda la noche sin sacar nada. Jesús les dijo Arrojen la red sobre el lado derecho de la barca, y lo encontrarán. Cuando intentamos hacer cosas sin la ayuda de Dios, generalmente fallamos. Pero con la ayuda de Dios, podemos hacer grandes cosas. Los discípulos lo hicieron como un extraño en la orilla les dijo, y sacaron una enorme cantidad de peces. Ellos reconocieron que fue Jesús, como el lo había hecho antes. Pedro sacó 153 pescados cuando obedeció a Jesús. El aprendió como arrojar la red del lado derecho. Algunas veces estamos pescando en el lado equivocado. Necesitamos poder escuchar a Dios decirnos cuando tirar la red. Puede hacernos hablar con nuestro vecino por encima de la cerca. Podría incitarnos a decirle un amigo lo que está haciendo Dios por nosotros en la cafetería de la escuela. Podría decirnos solo que nos hagamos amigos de alguien que se siente solo. Cualquier cosa puede hacer Dios cuando quiere usarnos, estemos dispuestos a ser pescadores de hombres.

©1998 por Jim Kerlin. Todos los derechos reservados.

Escritura tomada de la Biblia de Estudio NUEVA VERSION INTERNACIONAL®. El derecho de autor© 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional. Todos los derechos reservados mundialmente. Utilizado con el permiso de la Sociedad Bíblica Internacional.

This article was written by Jim

-->
Menu