notify@childrensermons.com

El cajero automático de Dios

Post 343 of 525

Texto: Marcos 12:41-44; Mateo 6:1-4

Objeto: dos peniques.

Resumen: La historia de la ofrenda de la viuda nos enseña a dar a Dios con humildad, no para ser vistos por otros.

Miren lo que estoy sosteniendo en mi mano. [dos peniques] . ¿Es esto mucho dinero? No. No pueden comprar mucho con solo dos peniques. Hoy quiero contarles acerca de dar a la iglesia. ¿Alguna vez le dieron dinero a la iglesia?

The Widow's Mite

The Widow’s Mite by James Christensen is provided courtesy of Christ-Centered Art.

 

Cuando es la hora de tomar una ofrenda en la iglesia los acomodadores vienen por el pasillo con una placa donde colocamos nuestro dinero adentro. Este dinero es usado para ayudar a decirles a los otros acerca de Jesús. En los días de Jesús no tomaban una colecta en un servicio de adoración como lo hacemos ahora. El templo de Jerusalén tenía un edificio de tesorería cerca. Piensalo como un banco donde se guarda el dinero. Cuando alguien daba dinero al templo, ellos caminaban a la tesorería y lanzaban el dinero dentro de un gran tacho o cesto colector. Píensalo como si fuera el cajero automático de Dios.

ATMAlgunas veces una persona muy rica quería lucirse. Si él iba a poner una gran cantidad de dinero en la tesorería tendría que haber alguien que toque una trompeta para llamar la atención. Hoy esto sería como si alguien dona una gran cantidad de dinero y pone su foto en el diario local.

(Lea en voz alta Mateo 6:2,3] Jesús dijo cuando damos dinero a la iglesia hazlo humildemente y silenciosamente. No necesitamos llamar la atención porque Dios sabe cuanto damos. Dios sabe todo. Dios sabe si la cantidad que damos es dada alegremente y si es tanto como deberíamos dar.

(Lea en voz alta Marcos 12:41-44] Jesús les dijo a sus discípulos que aunque la pobre viuda solo dio dos moneditas (cerca de 5 centavos de dólar), ella había sacrificado más que aquellos que ponían un montón de dinero. Aquellas dos moneditas eran todo lo que tenía. Ella se las había dado a Dios.

Siempre que hagamos algo por Dios pongamos nuestro corazón entero ahí y hagámos lo mejor que podemos. Cuando damos dinero demos porque amamos a Dios y porque queremos que otros escuchen la buena noticia de Jesús.

©1999 por Jim Kerlin. Todos los derechos reservados.

Escritura tomada de la Biblia de Estudio NUEVA VERSION INTERNACIONAL®. El derecho de autor© 1973, 1978, 1984 Sociedad Bíblica Internacional. Todos los derechos reservados mundialmente. Utilizado con el permiso de la Sociedad Bíblica Internacional.

This article was written by Jim

-->
Menu